miércoles, 4 de enero de 2017

Agradecimientos

Es noble la actividad de agradecer, enaltece, sobretodo si nace desde lo más profundo.
Sentí como necesidad expresar una historia larga y confusa acerca de mi vida. Ahora estoy acompañado del sonido matinal del gallo de la vecina escribiendo estas secretas líneas.
Confieso de manera total que te debo haber salido del circulo de veneno el cual me intoxicaba.
Tu te preguntarás que hiciste, yo te responderé nada.
La verdad es que para mi solo eras una imagen, una ilusión que veía de vez en cuando. No sabía nada de ti y tu menos de mi, como ya lo he dicho poemas atrás.
Confieso de manera completamente sincera que quise saber de ti, quise darle forma al recuerdo, al repaso mental que hacía de las caras que veía.
Fuiste sin querer una luz en un túnel que no acababa nunca, encendiste un fuego que no sabía que podía destrozar la fortaleza en la cual me ahogaba, la prisión a la que me sometía.
Y no hablo de personas, ni hablo de cosas, hablo de situaciones. Situaciones que por propia voluntad soportaba.
Ahí estabas, silente, de rápido caminar, de serio semblante.
Luego escapé, como era de esperar.
Luego quise verte
Luego quise hacerte real.
No lo logré, quizás, no sé si de verdad lo intenté. Solo sé que la torpeza me alejó de ti indirectamente, pero ya está.
Quizás era una obsesión, y pido disculpas por haberte robado aquellas copias de tu existencia para guardarlas en mi mente. Ahora tengo todo más claro y tengo el alma tranquila.

Ya libre de ataduras simplemente cerrarlo todo con un gracias. De corazón.

6.

No hay comentarios: