domingo, 26 de marzo de 2017

Anoche entré a un antro de lo más decadente que hay.
Es obvio que todo ese trayecto maldito fue producto de la soledad. Cualquier cosa sin explicación aparente lo es.

No hay comentarios: