lunes, 20 de marzo de 2017

H. A

Cuando sea el fin del mundo, momentos antes del juicio final, existirá un silencio intenso y embriagador.
La soledad se apoderará de los corazones y una especie de vacío se encargará de aislar a los imputados.
Bajará el gran tribunal celestial y ahí no existirán ni abogados, ni sistema.
Solo uno frente al gran juez.
y ahí estaremos todos, como unos desconocidos.
Te preguntarán por los daños causados, por la sinceridad expresada y solo tu mirada te defenderá.
No existirá apelación alguna. Solo una oportunidad.

Si me preguntan, creo que me iré al infierno.
Si me preguntan, creo que nunca antes me habré sentido más acompañado.

No hay comentarios: