viernes, 3 de marzo de 2017

W1

Ahí apareció de nuevo la vieja estrella fugaz.
Y la veo desde la ventana de mi prisión.
Me transporto afuera y sueño una vida distinta, una vida mejor.
Es una especie de doble vida. Te quiero ver, pero me siento miserable.
Quiero hablarte, pero me aterra.
Aun así, no sé, pensé que ya había pasado la hora de contemplar tu estela.
No lo sé ya, últimamente me siento nebuloso y poco concreto.
Solo vivo en las almas y en las sombras.
En el rumor del murmullo de este mundo por la mañana.

Hasta que se esconde el sol.

No hay comentarios: