lunes, 15 de mayo de 2017

Credo

Yo ya no creo en casi nada.
Cada vez voy derribando ídolos y becerros de oro en mi alma
Lo importante es no dejar de creer en uno mismo, me acaban de decir
El primer dios del que me hice ateo fui yo mismo,  respondí.

1 comentario:

ñuño dijo...

Para haberte ateo de ti mismo, primero tienes que ser un dios