jueves, 18 de mayo de 2017

S mil.

Estoy creyendo peligrosamente que lo que me fascina de ti es que me haces sentir peor que un perdedor de película gringa.
Y todo eso sin mover un dedo.
También me es pertinente confesar que mi dolor favorito es el que me provoca vigilarte en silencio y agonizando desde ese espejo de mi lugar de estudio. Y es que pasaría por mitad del infierno solo para observar nuevamente tu rostro de perfil.
¿Será pecado hacer eso? Espero que sí. Espero firmemente que sí

No hay comentarios: