miércoles, 31 de mayo de 2017

La melancolía

Lo primero que se me ocurrió fue el título.
También pensé en encabezarlo con un saudade, pero hubiese sido solo con fines ególatras y sin oficio.
Esta madrugada ya me parece eterna, más que las otras aún. Es obvio que es un día especial. Nunca más olvidaré ningún 31 de Mayo
Mi segundo 315 que pasé con A. ya estaba sufriendo nuestro -muy posterior- quiebre. Es como si hubiese estado escrito y cada célula de mi cuerpo lo hubiese sabido.
Desde que nos vimos estábamos destinados a perecer como ente único. Lo que el diablo junta que lo separe dios. Lo que los dioses dicen es la verdad. Es imposible arrancar del juicio divino.
Lo nuestro era algo ilícito, que nunca debió haber sido. Era imposible. No sé las razones, son solo sensaciones.
Quizás en eso equivoco, en intentar abrir la puerta que me devuelta a un mundo parecido al que vivía con ella. Y ese mundo era el equivocado.
O quizás solo es mi adicción a eso.
A eso lo que los hombres llaman melancolía.

lunes, 29 de mayo de 2017

Hol

Me estoy sintiendo tan solo que ya me parece una sensación normal
¿Lo es?
Ojalá no, sería decepcionante la vida así.

jueves, 18 de mayo de 2017

S mil.

Estoy creyendo peligrosamente que lo que me fascina de ti es que me haces sentir peor que un perdedor de película gringa.
Y todo eso sin mover un dedo.
También me es pertinente confesar que mi dolor favorito es el que me provoca vigilarte en silencio y agonizando desde ese espejo de mi lugar de estudio. Y es que pasaría por mitad del infierno solo para observar nuevamente tu rostro de perfil.
¿Será pecado hacer eso? Espero que sí. Espero firmemente que sí

lunes, 15 de mayo de 2017

Credo

Yo ya no creo en casi nada.
Cada vez voy derribando ídolos y becerros de oro en mi alma
Lo importante es no dejar de creer en uno mismo, me acaban de decir
El primer dios del que me hice ateo fui yo mismo,  respondí.

sábado, 15 de abril de 2017

A.

Me alegra saber que aprendiste a sonreír, Fue algo que nunca logre ver mientras estuvimos juntos.
Te cuento que han pasado muchas cosas desde que te fuiste. Te odié, te odié y te odié.
Deberías haberlo adivinado, o al menos haberlo leído. Creo que no te odio, pero siempre tendré un poco de pica contigo. Que lata haberme tratado así, pienso yo.
Te cuento que estoy más feliz que nunca y a la vez estoy tocando el fondo del mar.
Mis madrugadas son fuertes y vivo al límite de la moral cristiana, pero sigo siendo bueno. Creo. Creo que siempre lo he sido. La maldad no es para mi. La revancha no es para mi. No puedo ser el malo de la película. Tengo el corazón herido y aun así sigue blando y cálido.
Te cuento que a veces llego a extrañarte, y me juzgo por eso. Te encuentro linda, siempre lo hice, incluso cuando te odiaba. En eso soy objetivo.
Te cuento que a veces quiero hablarte, pero eso solo me haría daño y sería contradecirme, sería retroceder casi dos años, sería aceptar que decidí arruinar nuestras vidas por algo erróneo. Y esa es una idea equivocada.
Lejos estamos mejor, creo. Aunque no se me note en la cara. Aunque me veas como un eterno fracaso.

domingo, 26 de marzo de 2017

"Porque si todos somos un poco una mierda en el fondo, ¿a qué jugamos siendo jueces de los demás? Quizás eso mismo que condenás en el otro es lo mismo que vos dirías si cometieras el error de decirlo. Es una justicia falsa."

Carca
Anoche entré a un antro de lo más decadente que hay.
Es obvio que todo ese trayecto maldito fue producto de la soledad. Cualquier cosa sin explicación aparente lo es.