miércoles, 14 de diciembre de 2016

Año I d.C

Extraño me siento ahora.
Donde antes hubo guerra y caos, ahora solo hay tranquilidad.
Que no los engañe la quietud de la vida, porque sí, es verdad, a veces vuelve la alta marea de amargura y soy el mismo de hace año y medio.
Pero ahora se siente distinto, sabe distinto.
No sé si será efecto de la medicación, o porque de verdad mudé mi piel. Pero ahora me siento rígido como una roca, tosco como una caparazón.
¿O será que pasé de larva a pupa?
Solo el tiempo lo dirá.
Solo estoy expectante, impaciente
Quiero desplegar mis alas
Quiero algún día volar.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Acerca del amor

Es raro esto de ser humano
Quisiera a veces tener un manual de como vivir.
Es inevitable pensar en las debilidades de cada uno y la mía siempre fue el amor.
Si tuviese que compararme sería un mendigo en aquello. Buscando migajas y recolectando algunos pesos para seguir viviendo.
Siempre me he considerado un tipo solitario en ese aspecto. Me rodeo de amigos, conocidos, compañeros, simpatías, pero siempre solo.
Mi experimento de relación fue un fracaso, fue un suicidio romántico casi.
La verdad es que no aprendí nada, ni como acceder a las personas, ni como poder transparentar u oscurecer mi alma según se requiera.
En las últimas semanas me han hablado mucho de amor, pero sé tan poco.
No sé por qué me preguntan a mi, si no se nada, nada de nada.
Solo sé que se necesita y que no tengo.
Que no toca mi puerta, pero cada vez que escucho alguien cerca me asomo a mirar.
No sé de que se trata finalmente ese juego.
Solo sé que de esa música yo no sé bailar.

domingo, 6 de noviembre de 2016

Juan el bautista

Estábamos todos en lo nuestro y sin embargo no sabíamos que tu vida se nos escapaba de entre los dedos.
Era tu vida la que se nos iba y no nos dábamos cuenta que también estábamos tan inexorablemente atados que con la tuya también se nos iba parte de la nuestra.
Recuerdo el mensaje de J. y luego su llamado. Luego llamé a JP. para confirmar y el corazón se me desgarró por completo.
La noche anterior había dejado inconclusa una conversación. Te iba a preguntar si habías estudiado. Últimamente era lo único que me preocupaba de mí y de todos. No envié el mensaje finalmente.
Recuerdo haber caminado con la mente en blanco hacia Maipú y desear que todo hubiese sido un malentendido y una broma.
Llegué y me encontré a dos murallas completamente destruidas. Dos murallas que eran indestructibles.
Ahí comprendí que tu relámpago ya había pasado por la tierra y ya era tiempo de aceptar vivir con un pedazo menos de alma.
No te lloré ese día. Ni tampoco el siguiente.
Te lloré en cambio el año entero luego de verte descender a tierra a sonido de mariachi y con aroma a licor frutal en el cemento ardiente de Santiago.
Te lloro aún a veces sin lágrimas, a veces caminando, a veces recordando.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Para eliSa de Ceethoven

Me siento más lejos de ti que nunca.
Recuerdo tu consejo, el cual nunca seguí. Como si supiera que de un momento a otro me cortarías con esa lámina de hielo.
Pensé en tu fecha de cumpleaños, la cual coincide con mi primera gran pena de mi vida. Pensé en regalarte algo. Luego pensé en que eso me enviaría ya directamente a un país distinto al tuyo. Todo eso aceptando que aun seguimos en el mismo, tu en la cordillera, yo en el mar.
Te cuento que el mar me tragó este fin de semana, convirtiéndome en piedra, viviendo cual pescador se marea con las sirenas. Me ahogué tantas y cuantas veces puede un hombre hacerlo sin dejar de vivir. Ahora me encuentro escupiendo el agua salada, mientras pienso solamente en la cima en la que estas, nevada, preciosa, inmaculada casi. Mi comportamiento perdido y taciturno es incomprensible y te ha elevado más allá del Olimpo y la ambrosía. Mientras yo con mi adoración sin sentido peleo con los titanes y vago en los infiernos de dante a pie. Ahora eres una diosa y yo un animal.

Quisiera tanto que leyeras esto y a la vez me da tanta vergüenza. Después de todo la mayor desnudez es la del alma.

miércoles, 26 de octubre de 2016

27

No puedo asumir nada si me hago adicto a mirarte de lejos
Es única tu capacidad de desarmar mi castillo de cartas con tu mirada
De callar mi boca y encender mi mente.
Acelerar los latidos, las voces en mi interior.
He soñado varias veces contigo, pero siempre estás lejos.
He avanzado cantidades maratónicas
y he recibido las peores golpizas.
Y aún así estás lejos.
Y aún así sigo padeciendo las pruebas.
No soy Hércules, pero si supiera que eso nos acercaría, las haría gustoso.

Aunque fuese en sueños.
Aunque fuese mentira.

lunes, 10 de octubre de 2016

Clona

Ahí estaba el joven, nuevamente en soledad frente a la multitud. Recogiendo de a poco los pedazos de su propia imagen que se rompieron segundos antes. Mil fracciones de todos los lugares más recónditos de su alma pisados por desconocidos.
La desesperación lo abraza como una mochila pesada, o como un lagarto, no sé. La sanguijuela de la melancolía le succiona la sangre y los huesos se le convierten en gelatina.
¿Acaso murió y este es el infierno para el joven?, lo último que recuerda es haberse sumergido en el mar sin saber nadar. Un salto y ya, abandonando el barquito que resguardaba sus ilusiones. La infancia terminó y la adolescencia fue un fracaso. ¿De eso se trata ser adulto? Solo tiene añoranzas de tiempos pretéritos en donde no se sufría. Solo se cantaba, solo se jugaba en rondas, se pelaban las rodillas y a llorar unos quince minutos.
Ahora es todo para siempre y las rodillas duelen más que la pena de un hijo muerto o una traición de tu propia patria enviándote lejos del hogar. Los cristales de su alma se confunden con el vidrio roto de las botellas que caen sobre su cabeza.
El joven va de a poco rindiéndose, perdiendo el conocimiento.
El joven suelta una lágrima y se tiende a dormir.

jueves, 29 de septiembre de 2016

Me va a explosionar el corazón
y solo quiero pedir un deseo 

lunes, 26 de septiembre de 2016

Acerca de los amigos.

Confiar es un deporte peligroso, normalmente uno sale herido.
Yo pensé que había hecho amigos, pero los amigos no mienten.
No sé de que se trata finalmente todo, pero siempre intento portarme lo mejor posible
No es que esté buscando algo a cambio...pero al menos algo de justicia tiene que haber.

¿O es que siempre me tendré que ir con esa sensación horrible de sentirme estafado en mis sentimientos?

martes, 30 de agosto de 2016

Psique II

Ahora intento pensar en la pista de hielo, pero esta perdió su consistencia
ahora me sumerjo en ella. Es de temperatura agradable.
Veo a la gente nadar y bailar, pero no las veo con envidia ni lástima.
Yo sigo solo, pero me siento como si volara, en paz.
Es extraño, ya no tengo frío ni angustia.
Me gustaría nadar con alguien más, pero no tengo problemas en seguir así.
Después de todo, una de mis cosas favoritas es flotar.

martes, 16 de agosto de 2016

Loop

Confieso que hoy quise hablarte. Esperaba hacerlo, de hecho.
Pero en cuanto me acerqué a ti mi mente esperaba una sonrisa. Puede ser porque la única manera de sacarte una es que sea una "de vuelta". Pero sabes bien que mi timidez me impide hacer esa mueca.
Me cuesta tanto ya hablarte. En un tiempo fue tan sencillo. Pero tus silencios fueron tan crueles.
Quise decirte que te ves bien de lentes. Un "te ves bonita" habría sido mejor.
Pero todo es tan pesado, tan comprometedor. Y de paso yo creo que ya tu sabes.
Y si no lo sabes, lo sospechas. Y si lo sospechas sin sonreírme de vuelta es porque no te agrada.
Y me duermo mil veces pensando en eso
Que no te agrado. Que no te debería volver a hablar.
Todo hasta que te veo. Te veo y vuelve a cero.
Vuelve a cero esperando esa sonrisa de vuelta, para decirte que te ves bien de lentes.
Para decirte que te ves bonita.

martes, 9 de agosto de 2016

Busqueda

Los caprichos y yo
la adolescencia y yo
tu sonrisa destruyendo el cristal en los sueños
en mis sueños
por eso busco el estado de inconsciencia
el ciclo que me permite recordar la imagen idealizada
lo que recuerdo
como te construyen mis recuerdos
tu voz resonando en un loop infinito
evitando la maldita alarma
evitando despertar
evitando vivir
evitando la realidad

Desde que sé de ti solo siento frío
solo siento hambre
solo siento sueño
como una abstinencia eterna
como una búsqueda desesperada
como una soledad con contenido

Por ti ya no tengo pesadillas, pero solo quiero vivir en sueños.

jueves, 4 de agosto de 2016

Amargo

Estoy en el puerto y veo los barcos marcharse.
Es difícil asumir que uno perdió, que las cosas no fueron como uno quiso.
Nuevamente tengo la sensación que los malos siempre ganan. Nuevamente me golpearon. Me dejaron en el piso, llorando a mares.
Pero ahora no lloro ni siento dolor, solo ese vacío.
¿Es todo tan lleno de nada? ¿Es la desilusión tan grande que extirpó mi sentido de la justicia?
Intentar hacer lo correcto, pelear por los ideales, pelear por la honra de uno mismo. Todas las batallas perdidas, todas y cada una.
Me veo en la habitación desarmada, haciéndose cada vez más grande, con más ropa tirada.
Ya a veces me cuesta salir de casa. No veo solución temprana que no sea escapar, otra vez.
Escapar como siempre.

lunes, 18 de julio de 2016

VI

¿Que tal si solo soy un espectador de tu vuelo sideral?
¿Que tal si solo me encuentro mirando detrás del cristal?
Siento a veces que nos separa una delgada pero firme capa.
No te puedo tocar, no te puedo sentir
¿Y tú? tú no sabes nada de mí.
No sé de que lado del tablero estoy
quizás soy una pieza guardada
esperando cambiar por peón.
Quisiera muy firmemente entrar a tu juego
quisiera pensar que tengo el fulgor
la pasión necesaria, infinita como los destellos de tu pelo
como la calma de tu voz

Pero el miedo me corroe, no soy de este mundo
no soy de tu mundo
estamos separados tras el limpio y cruel cristal

No me puedes ver, no te puedo tocar.

lunes, 11 de julio de 2016

El día en que guardé silencio

A una hora indeterminada de la noche/madrugada ya tenía ganas de irme a acostar cuando llegó el A.
Estábamos cagados de hambre y yo de manera automática me puse a cocinar los mejores tallarines de la semana, como si se los fuese a preparar al propio Jesucristo.
Luego seguimos hablando nimiedades y encendiendo aquellos improvisados pitillos. Podríamos haber estado meses enteros haciendo lo mismo y hubiésemos seguido riendo, hasta que la P. me muestra un mensaje de algún sistema de comunicación instantánea de moda y ahí estaba, como si se tratara de la vuelta de Juan el Bautista. Había un rumor del regreso del hijo pródigo al privado ambiente nocturno del departamento con numeración diabólica.
No avisa por citófono. Solo apareció frente a mi. Lo veo por el ojo mágico pero no lo reconozco (como el peregrino no reconoció a Jesús en la calzada de Emaús). Abro la puerta y veo una espalda gigante, como de moai y un estampado gigante de alguna especie de águila o cualquier animal fabuloso alado. Luego se dio vuelta y tampoco le reconocí del todo. No sé si habrá sido el tiempo, o la carga de los últimos sucesos que atribularon nuestra indirecta separación o simplemente el hecho que había fumado tanto que mi cerebro estaba en penoso estado funcional que lo sentí de al menos 1,95, con la piel color obsidiana y con un par de ojos que más que ver, quemaban. Sentí un respeto tremendo y un miedo que me corrió por toda la espalda. Luego me relajé con su clásico "como estai, hueon" o algo así. Aun así me mantuve tenso, paranoico. Era probable que no lo haya traído un Uber, sino un EVA. Aunque también barajaba la posibilidad que haya venido cagado de frío caminando desde algún expendio de bebidas alcohólicas.
Se sentó en la mesa y siguió conversando con D. A. y P. Todos estaban felices con su presencia excepto A. quizás, por no conocerlo más allá de algún relato furtivo. Yo tenía esa mezcla, pero la añoranza hacía que no estuviese disgustado. Me fui acostumbrando y E. Ya volvía a su tamaño y color normal. Solo su águila (o lo que fuese) me parecía impresionante aun.
Ya completamente relajado siento que mi teléfono relampaguea y contesto. Contrastó la siempre dulce voz de C. con el amenazante mensaje que traía. Con J. (y un ejercito de gente) iban en dirección a mi departamento y temía por la integridad de mi hogar, de J. misma y ciertamente, de este mundo.
Finalmente el cuarto impacto se dio, pero no pasó nada. Solo sé que pasaron cerca de 16 minutos con todos en el mismo lugar, aunque para mi fueron años y quedé completamente paralizado.
En el intertanto llegaron unos hueones a morir a mi depto y luego se fueron, pero no fueron importantes.
Luego, de la nada, todos desalojaron el lugar. Desde J. hasta E.
Yo, como durante toda la velada, solo guardé silencio.

domingo, 5 de junio de 2016

Janequeo 1

Incapaz de hacerte reír
mis palabras te resbalan
siento que el frío recorre mi cerebro y me petrifico
sé que me ves en blanco y negro mientras yo te pinto con los más hermosos colores
en un estéril intento de adoración que resulta solo en tortura
mi propia y entregada tortura
mi alma ya suficientemente débil sometida al incansable afán de seguir cayendo
destrozando mis manos para tratar de cavar sobre tu roca
la roca que separa nuestros mundos
nuestras miradas, nuestros contactos
porque cuando evitas el halo de nuestras almas sé que se esconde una manera de decirme que me vaya para siempre
que no te vuelva a decir nada
que no te vuelva a hablar
mientras que la distancia me obsesiona más y más
porque tengo esa manera enferma y estúpida de vivir las cosas
llenar de malezas mi campo de flores
caminar entre los espinos para soplar un diente de león
y luego olvidarme entre el campo lleno de heridas
desamparado, como el niño al que todos odiaban
el niño del cual todos se burlaban

Nadie nunca ha cambiado
las cosas siguen igual que hace 15 años para mi.

lunes, 16 de mayo de 2016

Estoy chato

Hago el contraste con la foto de una mujer hermosa y los versos de un iusfilósofo arcaico que ya no logró notoriedad.
Hago ese contraste porque me gusta. Porque la mujer hermosa representa lo que no tengo, la frontera de mi vida y el iusfilósofo es el contenido de mi realidad. Aquellas nauseabundas palabras, aquellas putrefactas sentencias. Si de entre el mundo de los lateros, el bueno de Helmut Coing es el peor.
La mujer hermosa en tanto me ignora, y se hace estéril aquel interminable tipeo de sensaciones que me hace sentir la distancia entre su piel y mis pupilas.
Acá figuro, cual ratón de biblioteca, sacándole el polvo a algo se volverá a olvidar en algún escritorio, esta vez virtual. Quizás se llegue a reemplazar el apellido de Vierkandt por el de González. Y seré odiado al igual que lo odió la gente a mediados del siglo XX. Por fome, por latero, por perpetuar un sin número de pensamientos obsoletos, de teorías vetustas y de increíble monotonía.
¿Habré perdido la batalla frente a mi mismo?
¿Estaré condenado por el resto de mis días a contar la cantidad de pasos que me separan de la hermosa mujer mientras acumulo palabras mecanografiadas por minuto acerca de todos esos viejos de mierda que ya son uno con la tierra?

Es absurdo pensar en el mañana, porque aun me queda trabajo por hacer...

lunes, 9 de mayo de 2016

Distancia

Lo obvio es pensar que los caminos que tomamos van en direcciones opuestas
y que no podremos encontrarnos quizás nunca
el accidente en la vía nos hizo conectar nuestras voces
pero no dije lo que querías escuchar
y tu no escuchaste lo que quería decir
Es lógico porque tu prefieres analizar las imágenes impresas
la realidad congelada en colores y texturas
mientras que yo, por los poros de mi piel solo soy palabras
quizás si coincidimos dentro de un cine podría, pero no
hay que aceptarlo
a menos que la poesía cobre vida en movimiento y se convierta en miles de fotogramas
y que la música también logre captar nuestros ritmos, tan disimiles, tan disfuncionales entre sí.
Pero se necesitan tantos factores distintos, tantos que ya el deseo, el simple anhelo, o en perspectiva el mero capricho ya no serían suficientes.
Pero la esperanza siempre, aunque intente aniquilara con pastillas e indiferencia
La esperanza siempre termina prevaleciendo.
Y yo sigo escribiendo
sobre ti por siempre escribiendo.

domingo, 8 de mayo de 2016

Mayo

Desperté hundido en el rosal
el tiempo se resbaló con angustiosa facilidad
¿Por qué no he de ser como el soldado
sin esperanza, sin más ambición que la de no morir?
La afrenta, la falta de probidad, el temor de dios
que caerle bien a todo
que ser correcto y piadoso
nada de eso. Nada de eso para mi.
Nada de eso para nadie.
Solo quisiera a veces ir al frente sin más que mi fusil
sin más armadura que estos inertes versos que no sirven de nada
si ya perdí todo tipo de guerras.
Esta es solo una más

O al menos de eso me intento convencer.

domingo, 24 de abril de 2016

Ipran

Cuando abro mi corazón también abro mi cerebro
Es lo que pienso ahora, frente a la pantalla, a la hoja en blanco
Toco mi intento de barba, reflexiono y siento que nunca volveré a ser el mismo
lo cual podría ser bueno o nefasto, solo el tiempo lo dirá.
Solo sé que puse mi cabeza en manos de años de investigación y patentes
Apagando el corazón y el cerebro
convirtiéndome en alguien esencialmente funcional.
Era mi destino finalmente.
El 6 de Enero siempre me llega a condenar, de algún modo.