lunes, 16 de mayo de 2016

Estoy chato

Hago el contraste con la foto de una mujer hermosa y los versos de un iusfilósofo arcaico que ya no logró notoriedad.
Hago ese contraste porque me gusta. Porque la mujer hermosa representa lo que no tengo, la frontera de mi vida y el iusfilósofo es el contenido de mi realidad. Aquellas nauseabundas palabras, aquellas putrefactas sentencias. Si de entre el mundo de los lateros, el bueno de Helmut Coing es el peor.
La mujer hermosa en tanto me ignora, y se hace estéril aquel interminable tipeo de sensaciones que me hace sentir la distancia entre su piel y mis pupilas.
Acá figuro, cual ratón de biblioteca, sacándole el polvo a algo se volverá a olvidar en algún escritorio, esta vez virtual. Quizás se llegue a reemplazar el apellido de Vierkandt por el de González. Y seré odiado al igual que lo odió la gente a mediados del siglo XX. Por fome, por latero, por perpetuar un sin número de pensamientos obsoletos, de teorías vetustas y de increíble monotonía.
¿Habré perdido la batalla frente a mi mismo?
¿Estaré condenado por el resto de mis días a contar la cantidad de pasos que me separan de la hermosa mujer mientras acumulo palabras mecanografiadas por minuto acerca de todos esos viejos de mierda que ya son uno con la tierra?

Es absurdo pensar en el mañana, porque aun me queda trabajo por hacer...

lunes, 9 de mayo de 2016

Distancia

Lo obvio es pensar que los caminos que tomamos van en direcciones opuestas
y que no podremos encontrarnos quizás nunca
el accidente en la vía nos hizo conectar nuestras voces
pero no dije lo que querías escuchar
y tu no escuchaste lo que quería decir
Es lógico porque tu prefieres analizar las imágenes impresas
la realidad congelada en colores y texturas
mientras que yo, por los poros de mi piel solo soy palabras
quizás si coincidimos dentro de un cine podría, pero no
hay que aceptarlo
a menos que la poesía cobre vida en movimiento y se convierta en miles de fotogramas
y que la música también logre captar nuestros ritmos, tan disimiles, tan disfuncionales entre sí.
Pero se necesitan tantos factores distintos, tantos que ya el deseo, el simple anhelo, o en perspectiva el mero capricho ya no serían suficientes.
Pero la esperanza siempre, aunque intente aniquilara con pastillas e indiferencia
La esperanza siempre termina prevaleciendo.
Y yo sigo escribiendo
sobre ti por siempre escribiendo.

domingo, 8 de mayo de 2016

Mayo

Desperté hundido en el rosal
el tiempo se resbaló con angustiosa facilidad
¿Por qué no he de ser como el soldado
sin esperanza, sin más ambición que la de no morir?
La afrenta, la falta de probidad, el temor de dios
que caerle bien a todo
que ser correcto y piadoso
nada de eso. Nada de eso para mi.
Nada de eso para nadie.
Solo quisiera a veces ir al frente sin más que mi fusil
sin más armadura que estos inertes versos que no sirven de nada
si ya perdí todo tipo de guerras.
Esta es solo una más

O al menos de eso me intento convencer.